sábado, 9 de agosto de 2008

Es un regalo hacerse viejo…..

El otro día una persona joven me preguntó que se sentía ser vieja, me sorprendió mucho, ya que no me considero vieja. Cuando vio mi reacción inmediatamente se apenó, pero le expliqué que era una pregunta interesante, y que la pensaría y le dejaría saber. Hacerse viejo, he decidido es un regalo. Yo soy ahora, probablemente por primera vez en mi vida la persona que siempre quise.

Oh, no mi cuerpo! Algunas veces me desespero de mi cuerpo... las arrugas, los ojos con ojeras, y la celulitis. Y a menudo me sorprendo de la persona vieja que vive en mi espejo, pero no agonizo sobre estas cosas por mucho tiempo. No cambiaría mis sorprendentes amigos, mi maravillosa vida y mi amada familia por menos cabellos canosos y un estómago plano. Al envejecer, me he vuelto más amable conmigo, y menos crítica de mí.

Me he convertido en mi amiga. No me regaño por comer esa galleta extra, o por no hacer mi cama o por no comprar ese juego de recibo que no necesitaba, pero que se vería fabuloso en mi sala.Estoy en mi derecho de ser un poco desordenada, ser extravagante y oler las flores. He visto a muchos queridos amigos irse de este mundo muy pronto, antes de que ellos hubiesen entendido la libertad que viene con hacerse

A quién le interesa si escojo leer o jugar en la computadora hasta las 4 de la mañana y después dormir hasta quien sabe que hora? Bailaré conmigo a esos maravillosos acordes de los 50´s y 60´s y si deseo en ese momento llorar por algún amor perdido...Lo haré!

Caminaré por la playa con un traje de baño el cual se estira sobre un cuerpo bultoso y haré un clavado en las olas dejándome ir, si así lo deseo, a pesar de las miradas de compasión de las que usan bikini. Ellas también se harán viejas. (Si tienen suerte)

Sé que algunas veces soy olvidadiza. Pero, algo de la vida también se olvida, y eventualmente me acuerdo de las cosas importantes. Claro, a través de los años mi corazón se ha roto. Como no puede romperse el corazón cuando pierdes a alguien querido, o cuando sufre un niño o cuando muere tu mascota.

Pero los corazones rotos son los que nos dan la fuerza, el entendimiento y la compasión. Un corazón que nunca se ha roto está prístino y estéril y nunca sabrá de la felicidad de ser imperfecto.

Soy bendita por haber vivido lo suficiente para que mis cabellos se vuelvan grises, y tener la sonrisa de mi juventud antes que surcos profundos en mi cara.

Tantos no se han reído, y tantos han muerto antes de que sus cabellos se volvieran plateados.

Puedo decir “no” y querer decirlo.

Puedo decir “si” y querer decirlo.

Tantos no se han reído, y tantos han muerto antes de que sus cabellos se volvieran plateados.

Cuando vas envejeciendo, es más fácil ser positivo. Te preocupas menos de lo que las otras personas puedan pensar. Ya no me cuestiono.

Hasta me he ganando el derecho de estar equivocada.

Así, para responder a su pregunta, me gusta ser vieja.

Me ha dado mi libertad.

Me gusta la persona en la que me he convertido. No voy a vivir para siempre, pero mientras esté aquí, no perderé tiempo en lamentar por lo que pudo ser, o preocuparme por lo que será.

Comeré postre todos los días... (Si así lo deseo).

Hoy les deseo un día de milagros comunes.

Qué bello es comtemplar las flores y aspirar su fragancia en los ratos de nuestra vejez !!

Qué bellas son las Mariposas que vuelan de flor en flor !!

Querido amigo, disfruta tus años de vida y no sufras por haber perdido tu juventud vive y ama.

Tú tienes un gran valor para Dios, y para mí también

Sonríe cada mañana porque Dios se ha despertado antes que tú y ha colgado el Sol en tu ventana

2 comentarios:

Elsis dijo...

Misdi querida, es un placer leerte, así pienso yo, es la mejor manera de ser feliz.
Nada de lamentos ni de horarios, hago lo que quiero y cuando quiero.
Yo también me quedo hasta las cuatro de la mañana jugando en la compu, y me levanto cuando me despierto, hay algo más maravilloso que esto?.

Lo importante es disfrutar de todo lo que nos rpodea y pensar en las cosas buenas que nos brinda la vida.


Besitos, reina!!!

AZAHAR dijo...

Yo también creo que es un regalo hacerse viejo, aunque esa palabra no me gusta mucho, yo prefiero decir "mayor", cuando se usa la palabra "viejo o vieja" es porque las cosas ya no sirven, se dejan aparcadas en algún lugar y se les olvida. Hacerse mayor es un regalo, de todas maneras el físico que es lo que una aprecia que se deteriora con el tiempo tampoco es tan importante, lo es mucho mas el interior, y para que uno tenga un espíritu al que le pesan los años no hace falta cumplirlos.
Lo único que vengo observando desde hace mucho tiempo es que cuando uno se va haciendo mayor va perdiendo la sonrisa poco a poco. Miras a los niños que rebozan alegría, siempre riendo por cualquier cosa y cuanto mayor va siendo una, menos ríe. A mi me entristece ver a ancianos en los que su cara es el reflejo de una vida de momentos difíciles, de momentos de soledad impuesta, de sacrificio y de otras mas cosas. Cada arruga de su cara es como si fuera la marca de algún hondo penar.

Pues después de esto solo decirle que a mi me encanta cumplir años, me gusta tener la oportunidad de vivir uno mas, por cierto y hablando de años, mañana día 12 es mi cumpleaños, fíjese que casualidad, son 42 los que cumplo, pero eso es lo que pone en mi documento de identidad porque yo siento mi espíritu mucho mas joven y mi mente mucho mas madura. Así que ya ves, los años solo son una manera de medir la vida. Yo prefiero contar la mía por momentos felices, por momentos en los que he hecho feliz a alguien y por momentos en los que soy y seré útil.

Gracias por sus visitas, y espero y le deseo una feliz semana

Besos